¡Ponemos en marcha con gran ilusión el proyecto ESCOBAS CIRCULARES junto con Plastics Europe y el Ayuntamiento de Torrelodones! Una iniciativa divertida, diferente y sobretodo, una iniciativa que nos permite hacer lo que más nos gusta: cacharrear en el taller.

Escobas circulares es un proyecto de conservación y renaturalización de ecosistemas basado en la economía circular.

1 escoba = 1 árbol

El proyecto es sencillo y se explica por sí solo a través de sus distintas fases.

Conservación: En primer lugar se llevó a cabo una jornada de limpieza ciudadana de un ecosistema natural de la Comunidad de Madrid que sufra especialmente el impacto nocivo de las personas en su entorno. Este espacio natural será el del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares a la altura de Torrelodones. Esta jornada se realiza en colaboración con el Ayuntamiento a través de las concejalías de juventud y medioambiente, dicha jornada se realizó el día 23 de octubre a las 10:00 de la mañana. De esta jornada, además de recoger más de 300 kg de basura, se obtuvo materia prima (residuos plásticos) necesaria para la siguiente fase.

Taller: El CIDEC (Centro de Innovación y Desarrollo para la Economía Circular) construirá en su taller y de manera artesanal escobas hechas a partir de dos elementos recuperados: los residuos plásticos recuperados de la jornada de limpieza ciudadana y vigas de madera recuperadas de una demolición de una casa rústica en Ciudad Real. Se fabricarán 100 escobas en principio, siendo este número susceptible de variar en función de si entran nuevos colaboradores.

Reforestación: Una vez contemos con todas las escobas, llegará el momento de «plantarlas». Estas escobas se venderán a partners comprometidos con la economía circular y cada escoba se venderá al precio exacto que cuesta plantar un árbol y cuidarlo durante toda su fase de crecimiento por una ONG referente en España en tareas de reforestación (15€). En el momento en el que se haya conseguido vender todas las escobas, se donará el dinero íntegramente a la ONG formalizado todo bajo un convenio de colaboración y una garantía de buenas prácticas.

A modo de conclusión, el objetivo principal del proyecto es concienciar y demostrar de manera empírica como la economía circular y la correcta gestión de los residuos pueden generar ciclos virtuosos en los que a partir de modelos circulares se pueden recuperar ecosistemas degradados generando procesos participativos ciudadanos, modelos de negocio sostenibles e impacto medioambiental y social beneficioso para las personas.