El amor y el odio por el plástico que observamos en la sociedad actual es una dicotomía necesaria de afrontar desde la sensatez y las cifras por lo que agradecemos a La Razón que nos diera voz hablando en este artículo sobre la realidad en España del material y las acciones a implementar para mejorar su problemática.

La sociedad de consumo está poniendo al mundo en una situación crítica. Según la ONU, de seguir así, en el año 2050 necesitaremos tres planetas Tierra para mantener el ritmo de consumo de recursos naturales que tenemos actualmente.

Si a esta situación, se le añade el modelo de crecimiento económico basado en una economía lineal cuya consecuencia más evidente es la generación de residuos, y una ciudadanía más concienciada sobre los impactos de su estilo de vida, se hace cada vez más evidente la necesidad de atender las demandas sociales y ambientales a las que nos enfrentamos.

Dentro de esta preocupación, los residuos pasticos abandonados en el medio son uno de los problemas globales a los que debemos dar solución, sobre todo en el caso de los ecosistemas marinos, donde se estima que entran entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de plástico cada año y esto supone en conjunto, entre un 60 y un 80%, del total de las basuras marinas.

Sin embargo, el plástico es un material esencial en muchas actividades económicas por lo que se produce una dicotomía entre los diferentes sectores de la sociedad en la que se pone de manifiesto una falta de información, formación y concienciación, que necesita de una visión más equilibrada y objetiva.

Es por ello que darle voz a nuestro estudio a través de medios como La Razón muestra que, aunque una vida sin plástico no es posible hoy en día, es necesario
cambiar el consumo excesivo y el sobre envasado, apostando por la reutilización y una adecuada gestión de este material para que no termine en el medio natural dañando los ecosistemas terrestres y marinos.

LEER ARTÍCULO COMPLETO