Hablamos con el periódico El País sobre Economía Circular y su potencialidad para generar un cambio de paradigma en la economía y la sociedad.


LEER NOTICIA COMPLETA

Daniel Diosdado

 

El qué está claro. Hay que cambiar de un modelo productivo de usar y tirar a otro de reducir, reutilizar y reciclar. El cómo, no tanto. Si no hubiera nada que perder por el camino, la maniobra de este transatlántico hacia un sistema sostenible sería lenta pero limpia. La Unión Europea, las universidades, las empresas y los ciudadanos, todos actores principales del cambio de paradigma que debe salvar el mundo, están reaccionando. El sector de la educación ha dado un paso adelante.

 

 

Nuestra vocación es y siempre será pública, es por ello que podemos hablar sin miedo y sin tener que responder ante ninguna organización o conjunto de empresas. Para nosotros la Economía Circular no es simplemente una nueva manera de hacer negocios, o de generar nuevos negocios, como lo ven la mayoría de las empresas y gobiernos, la Economía Circular es la brújula que ha de llevnos a una sociedad baja en carbono y regenerativa con el medioambiental y con las clases sociales más perjudicadas por el modelo actual de producción y consumo globalizado y acelerado.

Morales tercia: “La economía circular ha logrado hablar el mismo lenguaje de las empresas, que cambiarán los modelos de negocio, abrirán nuevos mercados y venderán más. Siempre es vender más”. Morales, que procede de la asociación Refugio Azul, en la que profesionales de varios sectores asesoran a empresas sobre economía circular, celebra la iniciativa europea aunque cree que hay otras razones para que busque un cambie de modelo. El actual está muy basado en el turismo después de haber “descentralizado la industria en busca de trabajadores más baratos y de calidad”.

Daniel Diosdado

No podemos hacer otra cosa que insistir en lo mismo: la sencillez.

Hemos de centrarnos en reducir. Reducir consumos, reducir producción, reducir residuos, reducir las jornadas laborales, reducir el turismo, etc, etc, etc.

Tenemos que poner a dieta a la sociedad global para recuperar la forma física y la jovialidad que nos caracteriza, para así y solo así, poder mirar hacia el futuro con ilusión y entereza.

Tras los conceptos de reducir, reutilizar, reciclar resuena el término austeridad. Morales señala la pérdida de significado que ha experimentado este concepto después de la crisis. “Tenemos que devolver el poder al ciudadano. Somos técnicamente inútiles”. Y apunta la imposibilidad de extraer la batería de un teléfono o un ordenador y el que apenas se arreglen prendas que se rompen. Aboga por un modelo de uso efímero. Mañana lo usarás de otra manera. “Los que estamos sin capacidad de gobierno somos unos talibanes de la economía circular”, se define este activista. “A ver si por fin se pone de moda este modelo de la misma manera que se ha puesto de moda que la gente se tire de un balcón a una piscina”, relata con un tono de exasperación. “Cuanto más reduces más molas”, añade.