La Economía Looping

La Economía Circular ¿una nueva moda? desgraciadamente sí, pero no nos resignamos. ¡No a los LOOPING!

La Economía Circular está en boca de todos, y eso es fantástico. Realmente la Economía Circular tiene el potencial de plantear una alternativa realista y esperanzadora al modelo tradicional lineal que lleva agotado más de cuatro décadas y que actualmente genera más desigualdad que progreso para la mayoría de las personas.

El problema es el de siempre, las modas. Primero fue el USAR y TIRAR, luego lo VERDE, luego lo ECO, lo PREMIUM y ahora lo CIRCULAR. En el CIDEC no queremos pecar de soberbios, ni queremos que nuestra palabra sobre Economía Circular sea la única y omnipresente, pero hay que tener cuidado y que no nos vendan gato por liebre, o en este caso, LOOPING por CIRCULAR.

La Economía Circular va mucho más lejos de convertir residuos en materias primas; habla de finanzas, de movilidad, de energía, de legislación, de política económica, de urbanismo, etc, pero si nos centramos en la industria y la producción (sectores en los que la Economía Circular está más de moda) hemos de tener cuidado con los Looping.

Para que un producto pudiera llamarse circular debería estar producido a partir de residuos revalorizados, correcto, pero debería estar ecodiseñado también, debería estar creado para que pudiera ser reparado, que fuera resistente y perdurable, que no tuviera componentes volátiles o contaminantes y que fuera fácilmente reciclable. Se debería garantizar por parte de la organización productora su correcta gestión una vez no pueda ser nuevamente reciclado, así como proporcionar al consumidor la información relacionada con su ciclo de vida y su trazabilidad.

Lo sentimos, pero un producto que solo cumple la primera premisa, es decir su materia prima proviene de residuos anteriormente generados, pero no cumple ninguno de los demás puntos, no es Economía Circular es un Looping.

Si una empresa simplemente valoriza un residuo, lo transforma (de manera tradicional) y lo comercializa, despreocupándose de su vida posterior, de si puede o no ser reparado o de los materiales contaminantes que pueden desprender a la atmósfera a consecuencia de una mala gestión, no es Economía Circular, es un Looping en la Economía Lineal, es aprovechar una moda, es marketing; y repetimos que no queremos ser los adalides de la ética, pero si realmente queremos generar una revolución, si realmente queremos garantizar el progreso en armonía con el medio ambiente y con las personas, hemos de ser constantes y defender con coraje y optimismo la totalidad de las premisas recogidas en la Economía Circular.

Luis Morales

By | 2018-11-12T11:28:22+00:00 noviembre 10th, 2018|Desde dentro, Economía circular, futuro, Opinión|0 Comments
EN ES