Desde el CIDEC participamos en la jornada de sostenibilidad del sector de aguas minerales organizado por #ANEABE. Luis Morales intervino en la segunda mesa redonda: Planeta. Sostenibilidad desde el origen, defendiendo el modelo de producción y consumo planteado por la Economía Circular y la innovación tecnológica.

Nuestra intervención se centró en dos ideas muy concretas:

  1. Necesitamos plataformas y espacios de colaboración directa entre empresa, ciudadanía, academia y administración pública.
  2. Es necesario poner al ciudadano al principio de la cadena de toma de decisiones. Es imprescindible entender cuales son las necesidades reales y los obstáculos que dificultan que se puedan llevar a cabo las transformaciones que la Economía Circular propone.

Para conseguir alcanzar los objetivos que Europa persigue a través de estrategias como el Green Deal o la estrategia de Economía Circular, desde el CIDEC tenemos my claro que el ciudadano tiene que ser el centro. Es necesario incentivar a las personas a ser proactivas y a que se atrevan a proponer soluciones que se adapten a su modo de vida. Desde la administración no se pueden exigir compromisos sin hacer pedagogía y sin hacer partícipe a la sociedad, ya que si la ciudadanía no entiende el porqué de una norma, no va a estar dispuesta a asumir compromisos que requieran de acciones voluntarias. 

Jornada de sostenibilidad del sector de aguas minerales

Un ejemplo claro que pone de manifiesto nuestra teoría es la introducción del quinto contenedor (contenedor marrón de materia orgánica) en la ciudad de Madrid.

Según los porpios gestores de residuos, estos contenedores llegan a la planta de tratamiento con más de un 60% de impropios, es decir, el 60% de lo que está dentro del contenedor no debería de estar ahí. El residuo orgánico una vez compostado, no genera un producto de gran valor económico, por lo que no hay incentivos para las empresas recicladoras en mejorar la tecnología de separación en línea, lo que conlleva que generalmente gran parte del material de estos contenedores acaben siendo derivados a vertedero.

Esta estrategia del quinto contenedor se puso en marcha de una manera precipitada, cierto es que Europa así lo exigía, pero se realizó sin tener en cuenta al ciudadano. Muchos de los pisos de la capital no tiene espacio físico para separar de manera eficiente sus residuos domésticos. Realmente es un esfuerzo que genera incomodidad, y aunque la sociedad esté concienciada, si desde la administración se le exige sin consultar un nuevo esfuerzo que genera aun más incomodidad, la reacción del las personas es ponerse en contra de la iniciativa poniendo en riesgo incluso toda la labor hecha previamente. 

#keepitcircular #innovación #economíacircular #transiciónecológica