Actualmente los estados tienen tres instrumentos para intervenir en la transición a una economía circular. La regulación, el gasto público y los impuestos.

En esta ocasión desde el CIDEC queremos detenernos en el ultimo de los comentados para poner de manifiesto la necesidad de adaptar la regulación existente por parte del legislador, ya que está pensada para un modelo lineal obsoleto y necesita ser replanteada favoreciendo el desarrollo de un modelo circular a través de instrumentos fiscales como, el pago por generación, los impuestos al vertido, o las modulaciones de IVA con criterios ambientales.

Para ello compartimos con vosotros este articulo de uno de nuestros colaboradores, José Sedeño, donde se aterriza cual es la situación actual de partida del sistema, así como las posibles líneas de actuación para ayudar a la transición desde el sistema tributario.

Mucho queda por hacer en España cuando el Artículo 45 de la Constitución nos dice que “los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente”, y la Ley General Tributaria sentencia que, “los tributos podrán servir como instrumentos de la política económica general y atender a la realización de los principios y fines contenidos en la Constitución”, ya que además contamos con una presión fiscal relacionada con el medio ambiente de las mas bajas de toda Europa, siendo esta del 1.8% cuando la media europea esta instalada en un 2.4%.

Así pues, la tributación ambiental es una alternativa pendiente de ser explotada de manera eficiente y ejemplos como el impuestos al CO2 aplicados en países como Suecia, bien pueden evidenciar las garantías que supondrá para el estado la aplicación de estos, sin olvidar, además, los beneficios de un “doble dividendo” que conlleva no solo una mejora de la calidad ambiental sino un aumento de la recaudación.

¡LEER ARTÍCULO ORIGINAL!